The Mandalorian 2×03: este es el camino

           Particularmente, me gusta bastante este título. Primero porque es una filosofía que nos presenta en el universo Star Wars que encuentro muy interesante. También porque, además de las propias otorgadas por la saga, nos permite agregarle varios significados. Este es el camino para Mando y The Child, también fue el camino para la madre con sus huevos. Pero, principalmente, también es EL camino para la temporada de esta serie.

A partir de acá hablaremos con SPOILERS.

            “La Recompensa” da continuidad a los acontecimientos que habíamos visto en “La Pasajera”, que por acá la habíamos bautizado como una gran aventura en el hielo. Ambas se sienten como continuaciones de una narración que avanza linealmente, como si formaran parte de una película que no podemos ver completa. Mando, The Child y la madre llegan a Trask, un planeta acuático donde la última dará fin a su viaje y Mando se encontrará con otros mandalorianos que lo dejan desconcertado al quitarse los cascos, revelarle cuestiones sobre su propio pasado y también asegurarle que lo contactarán con un jedi.

           La líder de este grupo con el que se cruza Mando es Bo-Katan (Katee Sackhoff) del Clan Kryze, sería la legítima heredera de Mandalore, la última de su línea genealógica. Ella habla sobre Din Djarin que es un miembro de la Guardia, un culto religioso que se separó de La sociedad mandaloriana, cuyo objetivo es restablecer la vía antigua. Esta alianza se establece a cambio de que Mando les ayude a robar un carguero imperial lleno de armas, dejándonos así otra secuencia de acción espectacular, como nos tienen acostumbrados.

           Ya en el recap anterior hablamos de una aventura en el hielo, así como en el primer episodio podemos hablar de una aventura en el desierto, en este tercero claramente se trata de una aventura acuática. Lo cual me parece otro elemento curiosamente divertido y que pareciera formar parte de un concepto de “mini aventuras” dentro lo que sería la gran aventura principal dentro de esta segunda temporada en particular y de la serie en general.

           Nuevamente la dinámica del episodio, junto con la duración del mismo (33 minutos) nos permiten engancharnos rápidamente con la historia que nos cuenta, divertirnos, interesarnos y despertar nuestra curiosidad. No parece tener apuro por introducirnos en la parte central del conflicto y hago hincapié en esto porque estamos por llegar a la mitad de temporada y la historia va a su propio ritmo. Y es genial que así sea, porque nos permite disfrutarla sin ningún tipo de presión. Ese es el camino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s